Tener un amigo, familiar o persona cercana y querida con un problema de adicción o abuso de drogas es una situación difícil, pero no imposible de solucionar.

Lo primero que debemos saber es que un adicto es un adicto. En un artículo anterior os aconsejamos como actuar si tu pareja es adicta o consume drogas. Para el adicto, su cerebro está acostumbrado y adaptado a ciertas sustancias que cuando no las tiene, puede reaccionar de diversas maneras. Por ejemplo, si la persona adicta pasa tiempo sin consumirlas, hará que se sienta mal, provocando cambios de ánimo repentinos, comportamientos irracionales y una alta necesidad de consumir para calmar la sensación de abstinencia.

La adicción a las drogas afectan al adicto en todos los sentidos. Los pensamientos, acciones y su vida en general, giran en torno a ellas. Por supuesto, esto también depende del tipo de sustancia consumida. Cuanto más dura sea la droga, más dependencia tendrá de ella y más difícil será para los familiares lidiar con esta situación.

El adicto normalmente es consciente de su condición y generalmente se avergüenza de ella. Debido a los síntomas físicos y psicológicos de la dependencia, la persona afectada tiene que recurrir a la sustancia una y otra vez para conseguir el efecto de tranquilidad y placer que le reporta.

Consejos para ayudar a alguien que es adicto

A continuación, ofrecemos varios consejos que pueden ser útiles para las familias y amigos con un allegado adicto:

1. Buscar información

A veces, lo más complicado es saber si una persona está consumiendo drogas o no. Si encuentra materiales sospechosos como jeringas, pastillas, trozos de papel de aluminio quemado, cuchillos de papel o cucharas, pueden indicar el consumo de diferentes sustancias.

Otros síntomas que indican un posible consumo de drogas son:

  • Cambios de humor repentinos
  • Comportamientos agresivos
  • Abandono e inactividad
  • Ojos rojos y pupilas dilatadas o contraídas
  • Sangrados nasales
  • Inquietud y nerviosismo
  • Aumento considerable de gastos
  • Alteraciones del sueño

Es necesario buscar información sobre todos los signos y síntomas del consumo para conocer más de cerca qué tipo de sustancias está consumiendo su familiar, amigo o pareja.

2. No habilitar

Puede ser muy difícil ver a un ser querido caer en la adicción, especialmente si ha llegado al punto en el que ya no puede llevar a cabo su vida de manera normal. En estos casos, la familia y los amigos pueden verse tentados a intervenir y ayudar económicamente al adicto, haciéndose cargo de sus responsabilidades como las tareas domésticas, cuidar a los niños o disculparse con otras personas por su comportamiento.

Es necesario encontrar la línea divisoria entre apoyar a un ser querido y capacitarlo. Aunque esto se hace con una intención de cariño o por un sentimiento de obligación, esto solo ayuda a escudar a la persona afectada de su realidad y empeorar su situación.

En muchos casos, hasta que la persona no se enfrenta a las consecuencias de sus acciones y comportamientos, no se verá obligada a cambiar, reconocer su propia adicción y comprometerse con el tratamiento para la recuperación

3. Encontrar apoyo y cuidarse a uno mismo

Aunque pueda parecer egoísta, es una de las cosas más importantes que puede hacer si conoce a alguien que sufre de adicción. Ayudar a alguien con una adicción puede ser agotador física, mental y emocionalmente, y es importante cuidarse uno mismo primero. Puede ser desgarrador ver a alguien cometer los mismos errores repetidamente, pero es necesario conseguir fuerza mental y apoyo externo antes de poder ayudar a alguien más. La adicción es una enfermedad que puede romper relaciones y arruinar múltiples vidas, una enfermedad que afectará a los más cercanos a la persona adicta por el resto de sus vidas.

4. Fomentar hábitos saludables

Cuando alguien sufre de adicción, es frecuente que también sufra un deterioro de su salud física, mental y pueda tener una mala higiene. Los problemas de salud mental como la depresión y la ansiedad a menudo se ven agravados por la adicción o empeoran la adicción en sí. Alentar a la persona afectada a buscar tratamiento para sus problemas de salud puede ayudarle a comprender cómo la adicción está destruyendo su vida. Establecer un entorno estructurado, fomentar hábitos alimentarios saludables y hacer ejercicio puede ayudar a la persona afectada a desear un estilo de vida más saludable en general y animarla a buscar tratamiento.

5. Ser positivo

La adicción puede destruir familias, amigos y relaciones de pareja o laborales. Mantener una actitud positiva frente a recaídas o durante el tratamiento es crucial para que la esperanza, tanto de los familiares como del propio afectado no se desvanezcan, ya que sin esta, las posibilidades de recuperación pueden disminuir considerablemente y conseguir el efecto contrario, una recaída sin retorno.

6. Tener expectativas realistas

Hay que ser conscientes de que las personas adictas pueden no cumplir siempre con su cometido. Es necesario seguir haciéndoles responsables de sus acciones y ofrecerles ayuda para orientarlos sobre el mejor tratamiento para tratar con su adicción.

Culparlos o tratar de protegerlos de las consecuencias que acarrea su adicción no los ayudará a luchar contra ella.

7. Organizar una intervención

Normalmente, los seres queridos tienen una gran influencia en la vida de la persona que lucha contra las drogas o el alcohol. Reunir a un grupo de personas cercanas para organizar una intervención, siempre que esté bien planificada y se centre en ayudar al adicto, puede ser una forma de mostrar su amor y apoyo y, al mismo tiempo, establecer límites en torno a las conductas adictivas. Incluso simplemente sentar a la persona y hablar con ella sobre sus preocupaciones de una manera tranquila, clara y concisa puede influir.

Ofrecer ayuda repetidamente en forma de apoyo social, informarle sobre programas de tratamiento y rehabilitación de drogas y otros métodos para estar saludable y sobrio, puede llevar a la persona a darse cuenta de su estado y aceptar la ayuda.

recaidas adicciones

En caso de recaída

Es muy probable que con el tiempo el adicto consiga recuperarse de su adicción, siempre con la ayuda profesional de médicos, terapeutas, y el apoyo de amigos y familiares. Sin embargo, la amenaza de una recaída siempre está presente, lo que puede generar estrés en las personas que acaban de completar un programa de rehabilitación.

La familia y los amigos deben mostrar todo su apoyo el ser querido que ha sufrido la recaída. Estar presente para la persona sin juzgarla y ayudarla a volver a comprometerse con el tratamiento será crucial y beneficioso para su recuperación.

  • Ayudar a prevenir la recaída eliminando cualquier sustancia intoxicante o tentadora de la casa
  • Encontrar actividades para disfrutar juntos que no impliquen alcohol o drogas
  • Establecer metas saludables como comer o hacer ejercicio juntos.
  • Encontrar pasatiempos para hacer en conjunto.

Estas pueden ser algunas actividades que ayuden a la persona que está superando la adicción a que cambie su comportamiento y también aumente su compromiso por recuperarse.

Es necesario llevar a cabo pautas que ayuden a prevenir los perjuicios debidos al consumo prolongado de ciertas sustancias y evitar comportamientos abusivos.

La forma más segura para dejar las drogas es acudir a un centro de desintoxicación, donde conozcan los diferentes tipos de tratamiento de adicciones. Ahí le ofrecerán un tratamiento individual conforme a sus necesidades.

Si usted o un ser querido están luchando contra la adicción a las drogas, alcohol, juegos o apuestas, tiene a su alcance nuestro centro de desintoxicación Sevilla Instituto Sócrates. Le ayudaremos a conseguir un estilo de vida saludable lejos de las adicciones. Contacta con nosotros llamando al 955 77 23 91 o envía un correo info@institutosocrates.es.

El cambio está a un paso de ti, recupera tu vida

Compartir:

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email