Cuando una persona lucha contra el abuso de drogas o alcohol, es muy posible que tenga otros problemas de salud tanto mental como físicos derivados de este consumo.

La convivencia con una persona en riesgo de adicción o que ya sea adicta a menudo se caracteriza por cambios de humor extremos, falta de confianza, comportamientos agresivos que pueden llegar a ocasionar brotes de violencia sexual y física. Además, las preocupaciones del día a día como el estado económico, la falta de interés en la familia, las frecuentes ausencias del hogar y otros problemas, pueden afectar gravemente a la vida de las personas cercanas al adicto.

¿Cómo sé si mi pareja es adicta?

Existen muchas señales que nos pueden alertar de que nuestra pareja es drogadicta. Pero a menudo, pasa un tiempo antes de que podamos darnos cuenta de que algo anda mal.

En primer lugar, debes darte cuenta de que tu pareja está consumiendo drogas . Es más fácil determinar los signos si ya conocíamos de antemano que nuestra pareja ha experimentado con diferentes sustancias en el pasado. Entonces, es probable que reconozcamos los signos de un uso continuo de drogas, como enrojecimiento de los ojos o comportamientos extraños inducidos por el consumo de sustancias.

Las discusiones constantes, la sensación de ausencia mental de la pareja, comportamientos vergonzosos frente a otras personas, los secretos y las mentiras son señales de alerta que pueden indicar problemas con las drogas.

Sin embargo, si nunca ha estado expuesto a drogas, es posible que te lleve un tiempo detectar los comportamientos derivados del consumo, para ello, deberás observar los síntomas generales de la adicción y tener una conversación abierta y sincera con la pareja para poder conocer el problema y trabajar en una solución.

 

Cómo ayudar a la pareja que lucha contra la adicción

Toda ayuda prestada hacia una persona adicta a las drogas o al alcohol tiene como objetivo final que supere su problema adictivo y que tanto él como todas las partes involucradas como la familia, se recuperen. Algunos pasos a seguir para ayudar al adicto son:

  • Recordar que la adicción no es una elección; es una enfermedad.
  • La adicción es una condición que el individuo debe aprender a manejar por sí solo; nadie puede luchar por el adicto.
  • Establecer límites y respetarlos.
  • Animar a la pareja a buscar ayuda, terapias y centros especializados en adicciones. Los seres queridos de los adictos también necesitan apoyo durante el proceso de desintoxicación.
  • Brindar apoyo a la pareja, pero sin ocultar los problemas creados por el abuso de sustancias. La persona que lucha contra la adicción necesita lidiar con las consecuencias de su problema.
  • Ser optimista. En ocasiones, la recaída se presenta como parte del proceso de recuperación. Es importante mantener una perspectiva positiva para que la persona que está luchando contra su abuso de las drogas vuelva al tratamiento y tenga el estímulo correcto para hacerlo.

Ruptura o divorcio por drogas como última medida

Una separación o divorcio a causa de las drogas puede ser, en algunos casos, útil si ya ha habido varios intentos de detener la adicción o si la pareja muestra una clara intención de no cambiar sus acciones para recuperarse y salir de la drogodependencia.

Hay un punto en toda relación que marca el final, sobre todo cuando la pareja que actúa como apoyo ha alcanzado su límite. A veces, el amor o la creencia de que la pareja va a cambiar no es suficiente.

La confianza que existía en la pareja es destruida por el comportamiento adictivo y que va erosionando la relación hasta consumirla.

La separación es útil también cuando se trata del propio bienestar del familiar o pareja del adicto; la preocupación constante por el ser querido y el peso de responsabilidad que recae sobre la persona, acaban convirtiéndose en un hecho insoportable.

Sin embargo, una separación o divorcio debido a las drogas puede llevar a un efecto contrario, provocando que el comportamiento adictivo de la pareja aumente, llegando incluso a mostrar su adicción al mundo exterior.

Para el adicto, es una especie de grito de ayuda, ya que no conoce otra manera de solucionar el problema. Quieren atención y tal vez, resolver su adicción a las drogas. Si una persona de referencia importante para el adicto se separa después de una ruptura a causa de las drogas, podrá convertirse en la chispa decisiva que empuje al afectado a buscar ayuda profesional y terapia.

Conocer el programa y tratamiento correcto como el de nuestro centro de adicciones en Sevilla Instituto Sócrates para personas con problemas de drogas y adicciones, marcará la diferencia.

Los mejores programas para el abuso de sustancias, la adicción y la dependencia se encuentran en nuestro centro de rehabilitación de drogas, donde encontrará personal y los medios necesarios para superar cualquier adicción.

Nuestro centro de desintoxicación en Sevilla le guiará hacia la recuperación y le ayudará a regresar a la vida normal, feliz y libre de adicciones.

RECUPERA TU FAMILIA Y TU VIDA

85% de Éxito en nuestro tratamiento de adicciones. Más de 100 familias recuperadas

LLÁMANOS 955 77 23 91

info@institutosocrates.es

Compartir:

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email