El abuso de medicamentos recetados se está convirtiendo en un importante problema de salud pública. Se consumen con fines diferentes, a aquellos para lo que fue prescrito, o en mayor cantidad y/o frecuencia.

Algunos medicamentos provocan adicciones reales. Los psicotrópicos, principalmente las benzodiacepinas, prescritos como ansiolíticos e hipnóticos, son los más preocupantes.

Como cualquier otra adicción, la farmacodependencia provoca síntomas de abstinencia y una pérdida del control del comportamiento, lo que conduce a una ingesta repetida.

 

 

 

Tipos de medicamentos que pueden provocar adicciones y dependencia

abuso benzodiazepinasBenzodiazepinas 

La familia de las benzodiazepinas incluye muchos fármacos (diazepam, bromazepam, clonazepam, etc.). Se encuentran entre los tratamientos psicoactivos más recetados en España, en particular por las siguientes razones: ansiedad, estrés, insomnio, convulsiones. Las benzodiazepinas (BZD) son los psicofármacos más prescriptos. Su perfil de seguridad es más favorable que el de los barbitúricos.

Sin embargo datos a nivel mundial indican un elevado consumo de benzos y sugieren que no se las utiliza de forma racional. La percepción de seguridad de su uso ha llevado, posiblemente, a un abuso de estos medicamentos, lo que necesita una reflexión a propósito de su lugar en la terapéutica actual. Esta reflexión es particularmente importante para actualizar las recomendaciones de su uso, tomando en cuenta poblaciones de riesgo, tiempo de utilización, y adecuada y más estrecha monitorización del balance riesgo/beneficio.

Riesgos del abuso de las benzodiazepinas

Como ya fue mencionado, las BZD son medicamentos con un aceptable perfil de seguridad, sin embargo, deben conocerse sus efectos adversos, por su amplia prescripción y porque condicionan su uso en determinadas poblaciones de riesgo.

  • El uso de benzos duplica el riesgo de caídas en pacientes
    mayores de 65 años.
  • Las benzos alteran el rendimiento psicomotor.
  • Alteraciones de la memoria, particularmente en la adquisición de nuevos conocimientos pero no de hechos ocurridos previo a su administración.
  • Efectos neuropsicológicos, como somnolencia diurna, alteraciones de la atención y de la capacidad de concentración y alerta son más frecuentes con el consumo de benzodiazepinas de duración prolongada.
  • Puede provocar síntomas compatibles con un trastorno depresivo que puede llevar a la prescripción de medicación antidepresiva.

Las benzodiazepinas pueden provocar síntomas compatibles con un trastorno depresivo que puede llevar a la prescripción de medicación antidepresiva. Para limitar el riesgo de adicción que podría conducir a un aumento de consumo y dependencia, la duración máxima de las benzodiazepinas debería ser de unas pocas semanas.

La dependencia a las benzos también puede resultar de un enfoque voluntario, para aumentar los efectos terapéuticos, como puede ser el caso en particular en el tratamiento de la ansiedad.

En la dependencia o intoxicación crónica de las benzodiazepinas, con frecuencia se establece un estado de confusión mental y somnolencia diurna. Una señal de advertencia, especialmente en adolescentes, especialmente cuando se asocia un cambio en el comportamiento social.

Lea nuestro artículo relacionado sobre el consumo de diazepam despues de drogas.

Opioides

opioides

Los opiáceos, tanto los prescritos como los que se obtienen de manera ilícita, se han convertido en un importante problema de salud en los últimos años. Se suele hablar indistintamente de opiáceos y opioides, aunque los primeros son derivados naturales, mientras que los opioides son sintéticos. Ambos se utilizan generalmente para problemas relacionados con el dolor, aunque algunos también se utilizan para el tratamiento de personas con adicción, como la metadona.

Los opioides son sustancias derivadas del opio. Los fármacos opioides constituyen un grupo de fármacos que se caracterizan por poseer afinidad selectiva por los receptores opioides centrales y periféricos, inhibiendo la transmisión de la entrada nociceptiva y la percepción del dolor.  Algunos se utilizan terapéuticamente como potentes analgésicos (morfina, fentanilo, codeína, etc.). Son ampliamente aceptados para el tratamiento del dolor agudo severo y del dolor crónico de moderado a severo que no responde a otros tratamientos. Cuando el dolor se trata médicamente, a menudo se eligen medicamentos adictivos (en particular opioides), entre otras razones debido a su eficacia única en el tratamiento del dolor. Cuanto más se usan estos medicamentos, más adicciones surgen como acompañamiento significativo del dolor, especialmente en el caso del tratamiento a largo plazo de los síntomas del dolor.

Una investigación reciente revela que el consumo de sustancias opioides altera la actividad de una proteína específica necesaria para el funcionamiento normal del centro de recompensa del cerebro.

Cuando se usan terapéuticamente, los opioides presentan un riesgo de dependencia si no se supervisa el uso del fármaco.

Además, varios factores de riesgo están relacionados con el desarrollo de dependencia de opioides: historial de adicciones, incluido el alcohol; precariedad psicosocial; historia de trastornos psiquiátricos.

Estas situaciones deberían conducir a una mayor vigilancia por parte de los médicos y quienes los rodean. El uso indiscriminado de estos medicamentos está generando un importante problema de salud en países desarrollados.

Causas de la adicción a los medicamentos

La farmacodependencia es difícil de reconocer tanto para la persona que la padece como para quienes la rodean. La línea entre la necesidad real y la dependencia no es fácil de definir. Por otro lado, se debe prestar especial atención a los medicamentos adictivos que tenemos en casa y que, durante la adicción, no se utilizan con fines médicos.  Algunos tipos de personas corren un mayor riesgo de desarrollar dependencia a las sustancias que otras.    

Ancianos: Los ancianos a veces se enfrentan a la soledad y ya tienen en su poder varios medicamentos adictivos por motivos de salud. Algunos abusarán de estoss para enmascarar el sentimiento de soledad. Aumentar su dosis sin consultar a su médico promueve el desarrollo de dependencia a los fármacos. Personas con exceso de trabajo y estrés: vivimos en un mundo donde las personas son juzgadas mucho por su desempeño y éxito. Esta búsqueda de los resultados esperados a menudo se produce a expensas de la salud. Las personas que están sobrecargadas y tienen episodios frecuentes de estrés usarán medicamentos para encubrir un trastorno relacionado, como la ansiedad o la depresión.

Estos medicamentos psicotrópicos a menudo son drogas adictivas que hacen que todo se sienta mejor. Las personas abusan de los medicamentos por varias razones. Uno de ellos es que un fármaco adictivo es el resultado de una receta médica. Obviamente, ofreció sus recomendaciones y los límites del uso de tal sustancia, pero algunas personas irán tan lejos como para conseguirlas en el mercado negro para satisfacer su adicción.

Los medicamentos adictivos son excelentes para disimular el dolor al día siguiente de la cirugía o para mejorar la concentración. Las personas que los consumen para estos fines desarrollan satisfacción al observar su progreso después de una operación o en su desempeño laboral o escolar. Aquí es donde las recetas adictivas son peligrosas: ¿Dónde está la línea divisoria entre la necesidad real de la persona y su dependencia a los medicamentos?

Las diferencias entre la adicción a las drogas y la medicación

La drogodependencia (adicción) y la farmacodependencia son similares en muchos aspectos, pero también tienen sus diferencias. Se podría pensar que el uso de recetas adictivas es en realidad una adicción a las drogas, ya que las sustancias utilizadas en ambos casos a veces son las mismas. Sin embargo, existen matices entre la adicción a las drogas y la farmacodependencia.

1. El origen de la adicción a los medicamentos recetados resulta del uso de medicamentos por razones médicas. Como se dijo anteriormente, las recetas adictivas camuflan el dolor físico y mental de una persona, de modo que la persona siempre siente la necesidad de usarlas.

2. La drogodependencia es el resultado del uso excesivo y abusivo de sustancias tóxicas (que pueden ser drogas). A diferencia de la farmacodependencia, el punto de partida de la drogodependencia no es la prescripción adictiva, sino el uso recreativo, seguido del uso de riesgo y la adicción. Aunque la drogodependencia y la farmacodependencia son similares, aún pueden distinguirse por las sustancias utilizadas (que, sin embargo, a veces pueden ser las mismas). La adicción a los medicamentos recetados (tanto originales como genéricos) abarca todos los medicamentos: relajantes musculares, antidepresivos, analgésicos, etc. La adicción a las drogas no requiere la presencia de prescripción médica. Más bien corresponde al hecho de consumir sustancias adquiridas en la calle y que no se utilizan con fines médicos, como la cocaína, el LSD o incluso la heroína. Cabe señalar que a veces se utilizan prescripciones adictivas para experimentar una sensación de euforia, como las drogas mencionadas anteriormente.

Tratamiento para adicciones a medicamentos

Al tratar con nosotros en Instituto Sócrates, también nos centraremos en los trastornos relacionados con la adicción, como la ansiedad, el insomnio y el dolor. Nuestros pacientes aprenderán a realizar cambios en el estilo de vida para controlar estos trastornos. Nuestro tratamiento se realiza en varias fases.

La primera parte es ofrecer apoyo antes, durante y después de la abstinencia para eliminar los síntomas físicos y psicológicos.

La segunda etapa del tratamiento será la sustitución de las sustancias adictivas por otras que tendrán los mismos efectos beneficiosos en el organismo del paciente sin riesgo de adicción.

Para el tercer paso, el tratamiento para la adicción se combinará con otras técnicas curativas que reducen los síntomas.

En la cuarta y última parte del tratamiento, el paciente mejorará su estilo de vida (mejor sueño, prácticas de actividad física, etc.).

Después del tratamiento, ofrecemos un programa interno de varias semanas y un programa externo diseñado para brindar un seguimiento postratamiento. Los pasos generales del programa interno son los mismos para todos los pacientes: es entonces cuando personalizamos el tratamiento de acuerdo con la situación de cada individuo. Cuando un paciente necesita tratamiento por adicción a las medicamentos, nuestros expertos toman una serie de pasos para ayudarlos a comprender completamente la condición de cada persona con un programa que comprende la valoración del paciente, terapias individuales y de grupos y apoyo familiar.

El objetivo del programa ambulatorio es preparar al paciente para volver a su entorno de vida mediante un seguimiento semanal con nuestros expertos en tratamiento. Nuestro equipo tiene una gran experiencia en el tratamiento de adicciones. Todos nuestros trabajadores comparten el mismo objetivo: ofrecer a los pacientes de Instituto Sócrates un lugar tranquilo donde puedan pasar por el proceso de curación a su propio ritmo y con respeto.

Los trastornos por abuso de sustancias pueden ser difíciles de superar, pero el programa y el tratamiento adecuado en centro de adicciones Instituto Sócrates, puede marcar la diferencia. Los mejores programas para el abuso de sustancias, la adicción y la dependencia se encuentran en nuestro centro de rehabilitación de drogas, donde encontrará personal y los medios necesarios para superar sus adicción a las drogas.

Nuestro centro de desintoxicación en Sevilla le guiará hacia la recuperación y le ayudará a regresar a la vida normal, feliz y libre de adicciones.

RECUPERA TU FAMILIA Y TU VIDA

85% de Éxito en nuestro tratamiento de adicciones. Más de 100 familias recuperadas

LLÁMANOS 955 77 23 91

info@institutosocrates.es

Compartir:

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email